Todo texto necesita de lectores. Indefectiblemente, el primer lector será el propio autor, que repasará lo escrito hasta el cansancio. Justamente, ante ese cansancio no debe claudicar: antes de dejarse vencer y publicar algo que no lo convence, debe recurrir a una mirada nueva. El segundo lector antes de llegar al gran público debe ser, entonces, un corrector de estilo, que podrá abstraerse del momento de la escritura y ver el texto desde distintos ángulos.

El corrector ortotipográfico se dedicará a buscar y enmendar errores de ortografía, tipeo, concordancia, fallas de formato, etcétera, mientras que el de estilo, además de realizar eso, también pulirá el texto, SIN MODIFICAR el estilo del autor, sino justamente resaltándolo y ofreciéndole distintas posibilidades que le den el protagonismo que sus ideas merecen.

En «De la ortografía y otros demonios» trabajamos con el conocido Word, marcando TODAS las modificaciones realizadas y anotando sugerencias para debatir con el autor.

La corrección es un trabajo conjunto entre autor y corrector y éste nunca se puede olvidar de aquél. Si el autor no está conforme con su nuevo texto, por más correcto que éste aparente ser, el trabajo habrá sido un fracaso. Por eso no lo dejaremos solo frente a las correcciones y siempre estaremos a disposición del autor para hablar de cada una de ellas.

.

Además de completar el formulario, se puede escribir a info@ortografiaydemonios.com.ar o llamar al 11 6011 0422 (es un celular, preguntar por Nicolás).

Nombre*

Correo electrónico*

Consulta

Adjuntar el texto a corregir o a traducir o el audio a desgrabar.

*En OyD garantizamos la confidencialidad de esta información. Pueden ser los textos completos, o fragmentos no menores a 5 páginas o a 10 minutos de audio.